20 febrero, 2011

Paréntesis ecuatoriano

Durante las próximas semanas estaré de viaje por el exótico país de Ecuador, por lo que no podré seguir martirizando a mis lectores cada domingo con una nueva entrada del blog. Pero os prometo que a mi regreso os contaré con pelos y señales los platos exóticos que encuentre en mi periplo ecuatoriano. Gracias por visitar Eating in Spanglish y nos vemos en unas semanas. ¡No os perdáis mis nuevas aventuras gastronómicas!

13 febrero, 2011

Para chuparse los dedos. Sabores de Etiopía.

Si queréis probar una comida auténticamente exótica e ideal para compartir con amigos, os recomiendo la visita a un restaurante etíope. Hace unas semanas volví al Blue Nile, un pequeño local situado muy cerca de la universidad de Ohio State y uno de mis sitios favoritos en Columbus, la capital de Ohio.  El Blue Nile lleva más de una década ofreciendo comida tradicional de Etiopía. Lo que más llama la atención al entrar es la falta de pretensiones del local. La decoración es muy sencilla y el personal es amabilísimo. Se nota que quieren que los clientes disfruten de su visita, y desde el momento en que uno entra por la puerta, le tratan con una gran cordialidad.

La comida etíope es ideal para ser compartida, porque se sirve en un único plato de gran tamaño llamado mosseb, que se coloca en el centro de la mesa, y del que todos los comensales comen. En la foto podéis ver las mesitas tradicionales, que son de mimbre o material parecido, y que están diseñadas para colocar el mosseb en el centro. Este ritual de compartir la comida tiene una gran importancia en la cultura etíope, porque según la tradición, aquellos que coman del mismo plato establecerán una larga amistad y nunca se traicionarán unos a otros.


En la comida etíope no se usan cubiertos, sino que  se come con la mano, valiéndose para ello de trozos del pan tradicional llamado injera. Este pan, que como podéis ver es parecido a un gran crepe, aunque de mayor grosor, se usa para coger la comida, envolviéndola. Nuestro mosseb contenía varios guisos distintos: cordero, ternera, puré de garbanzos, berenjenas, queso y lentejas. Todos los alimentos estaban muy desmenuzados o hechos puré para que resultara más fácil cogerlos con el pan. La carne estaba tiernísima y las especias que la aderezaban le daban un sabor muy exótico. El queso recordaba al queso fresco; de hecho, lo elaboran en el propio restaurante. La verdad es que estaba todo absolutamente delicioso, y al no usarse cubiertos, no puede uno evitar chuparse felizmente los dedos.







Injera, el esponjoso pan tradicional

Y para terminar, el café, que en Etiopía se elabora añadiéndole canela, nuez moscada y otras especias que le dan un sabor y aroma muy peculiares. Pero además, para realzar la experiencia sensorial, es costumbre encender un platito de incienso justo antes de servirlo. El aroma del incienso se combina con el del café, dando así el broche final a una experiencia gastronómica inolvidable y muy especial. ¡No os la perdáis!

06 febrero, 2011

Pho, la deliciosa sopa vietnamita


Esta semana quiero hablaros sobre uno de mis sitios favoritos aquí en Cincinnati. Es un restaurante que ha abierto hace sólo unos meses, pero que se ha hecho rápidamente con una fiel clientela. El secreto: un ambiente moderno, “hip” como dicen aquí, y una comida exótica, deliciosa y asequible. Se nota que el restaurante lo lleva gente joven y con ganas, y no es raro ver al chef paseando entre las mesas para charlar con los clientes y contarles su última idea para animar el menú.
El sitio en cuestión se llama Pho Lang Thang, y para los que viváis en Cincinnati, lo podéis encontrar en Findlay Market. Visitad su página en Facebook o seguidlos en Twitter si queréis más detalles.  



Pho Lang Thang sirve comida vietnamita, especializándose en la humilde pero sabrosa sopa llamada pho. Un buen plato de pho le deja a uno satisfecho, porque contiene fideos, carne (puede llevar trocitos de pollo, ternera o cerdo), además de verduras, champiñones, tofu... Para aderezarlo se le añade lima, cilantro, brotes de soja, y si se quiere, picante. Pero lo mejor es el caldo, que cuando está hecho con esmero, como el de este sitio, está buenísimo.

El tradicional pho vietnamita
No contentos con hacer un pho estupendo, en Pho Lang Thang se han sacado de la manga una iniciativa la mar de apetitosa: cada miércoles preparan un plato vietnamita clásico, que sirven únicamente ese día y que cocinan a la manera tradicional. Nada de adaptarlo al gusto americano ni de tomar atajos para ahorrar tiempo de elaboración. La idea es, como me explicaba con entusiasmo David Le, vietnamita de origen y uno de los dueños, ofrecer a los clientes la oportunidad de saborear los platos caseros tradicionales de Vietnam. Gracias a esta idea, hace unas semanas probé el Bun Bo Hue, una sopa especial elaborada con cerdo, ternera y largos fideos que estaba sencillamente deliciosa. Otra de sus ideas es que los jueves el chef puede cocinar como especial lo que le dé la gana, y por ahora parece que está disfrutando mucho, creando platos riquísimos de estilo fusión con un toque asiático. La verdad es que creo que me he vuelto adicta al pho, y es que hoy por hoy Pho Lang Thang me parece uno de los restaurantes más interesantes de esta ciudad.
El delicioso Bun Bo Hue
Mi última recomendación: no os vayáis sin probar el café estilo vietnamita, que os pondrá las pilas. Como véis en la foto, el café se sirve de una manera algo peculiar: la parte metálica que véis contiene el café, que irá pasando por un filtro y cayendo en la taza. En el fondo de la taza hay una buena cantidad de leche condensada, que se mezclará con el café. Esta mezcla se puede tomar caliente o vertirla en un vaso con hielo. Curiosamente, en Alicante –de donde soy- también hacemos esta combinación de café con leche condensada, por lo que me sorprendió gratamente encontrármela como algo típico de la gastronomía vietnamita. Una vez más, compruebo que tenemos mucho más en común de lo que creemos con culturas que consideramos muy diferentes.