14 junio, 2011

Mac & Cheese, la reinvención de un clásico


Joe´s Diner en Cincinnati
Uno de los platos caseros más populares aquí en los Estados Unidos es el llamado Macaroni and Cheese, (en muchos sitios lo veréis simplemente como “Mac & Cheese” o ¨Mac´n´cheese¨), que no es otra cosa que un plato de macarrones cubiertos con una generosa capa de queso derretido. Este plato, que en principio resulta de lo más básico y facilón, es uno de los favoritos de estudiantes y gente con poco tiempo –o ganas- de cocinar. En los supermercados se pueden encontrar en la sección de congelados y también en forma de “mix” de preparación rápida, en las que el queso (o algo que se asemeja al queso, pero que lamentablemente no lo es) es un polvo amarillo que viene en una bolsita, y al que se le añade leche antes de poner el mejunje completo en el microondas. Estas versiones, que resultan bastante repugnantes para cualquier paladar mínimamente sensible, han dado al pobre Mac & Cheese una reputación pésima, convirtiéndolo en un ejemplo de comida grasienta y poco saludable.

Mac and Cheese de la marca Kraft



Mi amiga Begoña, compañera de andanzas en la blogosfera y autora de un blog estupendísimo llamado Cocina para urbanitas, se quejaba amargamente de la gran decepción que sufrió cuando probó el Mac & Cheese durante un viaje por Estados Unidos. La traumática experiencia le llevó a elaborar su propia versión del plato, e hizo que a mí me picara la curiosidad y me llevara a investigar un poquito sobre ello. Querida Begoña, esta entrada va por ti.

El caso es que, a pesar de la mala fama, mucha gente tiene una conexión profundamente emotiva con este plato, porque les trae recuerdos de su infancia o de sus años de estudiante. Por eso, muchos chefs se han lanzado a reinventarlo, creando variaciones más sabrosas y saludables que incluyen ingredientes como langosta, cangrejo o salmón, quesos de distintos tipos, y diferentes salsas, desde el pesto italiano al teriyaki asiático. En algunos restaurantes se le añaden verduras frescas como el tomate o el pepino, champiñones y setas de varios tipos, etc. En definitiva, el Mac & Cheese está experimentando un renacimiento espléndido, que ha convertido a este humilde plato en una de las estrellas del menú en cualquier restaurante. Hoy en día, ya no es un plato solo de restaurantes baratos, sino que se pueden encontrar versiones para gourmets en los sitios más elegantes, y sobre todo, en aquellos restaurantes que hacen cocina de fusión y se precian de ser innovadores.

Como sabéis, la parte más sacrificada de escribir este blog es que tengo la “obligación” de hacer investigación de campo antes de escribir una entrada. Mi espíritu de sacrificio no conoce límites, así que en este caso he probado varios Mac & Cheese en diferentes restaurantes de la zona para poder hablar con conocimiento de causa. Aquí están mis impresiones: 

Joe’s Diner en Cincinnati hace un Mac and Cheese muy recomendable, extremadamente cremoso y con un toque de sofisticación gracias a la carne de cangrejo y un buen queso cheddar. Delicioso.

Mac and Cheese con cheddar y cangrejo de Joe´s Diner

En Keystone Bar & Grill, en Covington (Kentucky) tienen una sección del menú enteramente dedicada a este guiso, y además los lunes es Mac & Cheese Day y está a mitad de precio. Lo preparan de mil maneras distintas, algunas riquísimas, y los nombres de cada plato hacen referencia a grupos musicales. Algunos ejemplos: Nirvana (con pimientos rojos asados), B.B. King (con salsa barbacoa, bacon y pollo), Red Hot Chili Peppers (picante a rabiar), y Pink Floyd (con bacon y cebolla). El llamado The Lovin´ Spoonful, la receta más clásica, me pareció un pelín aburrido. En cambio, el Black Sabbath, con  ternera y champiñones, estaba de campeonato.

B.B.King Mac and Cheese. Foto de Foodspotting.
En Take the Cake, en el barrio de Northside en Cincinnati, han creado una versión veraniega, sirviéndolo frío y aderezado con salsa de pesto, tomate crudo, queso tipo ricotta y bastante ajo, para los más valientes.

Mac and Cheese veraniego de Take the Cake
La verdad es que si está hecho con buenos ingredientes, el Macaroni & Cheese puede resultar delicioso y dejarle a uno la mar de satisfecho. Mi recomendación es que huyáis de los precocinados y de los sitios que usan ingredientes de baja calidad, pero que no dudéis en pedirlo en sitios donde le pongan más cariño –y mejor queso- a los platos.

¿Lo habéis probado alguna vez? ¿Lo preparáis en casa? Send me your comments!!