27 diciembre, 2010

Cookies, cookies y más cookies

Una de las tradiciones familiares americanas por excelencia es la de hacer galletas por Navidad, que se comen a lo largo de las fiestas y se comparten también con vecinos y amigos. Cada familia tiene sus recetas favoritas, a menudo heredadas de madres y abuelas. La elaboración de las galletas se suele hacer en familia, involucrando a quienes normalmente no cocinan (los niños, por ejemplo). La semana pasada, la invitada en la cocina era yo. Os confieso que la experiencia de hacer galletas era nueva para mí, pero afortunadamente conté con dos guías estupendas, mi suegra Nancy y mi cuñada Emily, auténticas expertas en el tema. No sólo me enseñaron a hacerlas paso a paso, sino que soportaron con paciencia mi obsesión por fotografiar cada momento. La receta que os incluyo es cortesía suya, y desde aquí os invito a que la probéis y me digáis qué tal os han salido.

Como muestran las fotos, hay infinidad de variedades de galletas. Jugando con formas, colores y adornos distintos, se obtienen resultados muy vistosos y se puede pasar un buen rato improvisando diseños. Nosotras usamos moldes en forma de muñeco de nieve, árbol de Navidad, campanas, estrellas y flores, y el resultado fue un montón enorme de pastas con una pinta y un sabor estupendos. ¡Había galletas para dar y tomar!



 

 
Tal y como prometí la semana pasada, hoy comparto con vosotros la receta de unas galletas excepcionales. Las chocolate dipped butter cookies (o galletas de mantequilla bañadas en chocolate) son totalmente adictivas, y si las hacéis y las lleváis a alguna fiesta, seguro que triunfáis. Con las cantidades que aquí os doy salen unas seis docenas, así que si queréis hacer menor cantidad, podéis dividir a la mitad la cantidad de harina, mantequilla y almendras. Os aseguro que están buenísimas.


  
 Chocolate dipped butter cookies

 Ingredientes para las galletas

310 gr. de harina
225  gr. de mantequilla o margarina (dejar fuera de la nevera un rato para que se ablande)
150 gr. de azúcar
235 gr. de almendra muy picada
1 yema de huevo
1 cucharadita de esencia de vainilla
una pizca de sal 
 
Para el baño de chocolate
170 gr. de chocolate para derretir
confetti comestible o almendra picada, para decorar

Modo de elaboración
  
·Mezclar la harina con la sal y dejar aparte. En un bol grande, mezclar la mantequilla, el azúcar, la yema y la vainilla y batir muy bien, hasta que la mezcla tenga una consistencia cremosa pero ligera.

 · Añadir poco a poco la harina y la almendra picada, mezclándolo todo bien.

· Amasar la mezcla en forma de rollos o cilindros alargados, de unos 4 centímetro de diámetro.

· Envolver los rollos con film transparente tipo glad y meter en la nevera durante al menos 2 horas.

· Calentar el horno a 180 C.

· Engrasar una bandeja de horno. Con un cuchillo afilado, ir cortando rodajas de la masa de medio centímetro de grosor (o si os gustan más gruesas, de mayor grosor). Colocar las galletas en la bandeja del horno y hornear durante 8 o 10 minutos. 

 · Sacar del horno y dejar enfriar. 

· Mientras tanto, derretir el chocolate. Una vez listo, sumergir brevemente la mitad de cada galleta en el chocolate y dejar que se enfríe sobre papel de aluminio o papel de cera. 



· Añadir el confetti espolvoreándolo sobre la parte de la galleta que tiene el chocolate (el chocolate tiene que estar aún un poco caliente para que se adhiera bien). Si no tenéis confetti o azúcar de colores, podéis usar almendra picada.

· Dejar enfriar, y ya están listas para comer. ¡Buen provecho!


Como podéis ver, hicimos muchas clases de cookies distintas. Creo que me voy a reservar las demás recetas y con eso me aseguro que tendré algo dulce que ofreceros para las próximas Navidades. Espero que estéis disfrutando de las Fiestas. Como dicen en Louisiana, laissez les bon temps rouler!

No hay comentarios: