18 diciembre, 2010

¿Has probado ya el schnecken?

Tanto esta semana como la que viene, quiero presentaros algunos de los dulces típicos que se comen a lo largo y ancho de Estados Unidos durante la época navideña. Como sabéis, este es un país de inmigrantes; de ahí que coexistan tantísimas tradiciones gastronómicas distintas, que varían en función del país de origen de la población de cada región. Esta diversidad culinaria ha sufrido mucho en décadas recientes, debido a la presión de las cadenas de restaurantes que están por todas partes y sirven la misma (mala) comida estén donde estén (una hamburguesa de McDonald´s hecha en Maine es idéntica a otra hecha en Texas o en Ohio). Restaurantes de este tipo cambian los hábitos alimenticios de la población, al tiempo que llevan a cabo un proceso de homogeneización que elimina las diferencias gastronómicas regionales. Lo más preocupante es que un proceso similar se empieza a ver en otros países aparte de los Estados Unidos. Pero la buena noticia es que muchas de estas tradiciones culinarias aún sobreviven -para deleite de gourmets como nosotros- y el schnecken es un gran ejemplo.

El schnecken de la pastelería Graeter´s, un negocio familiar desde 1870
¿Y qué es un schnecken? Si habláis alemán, sabréis que la palabra significa "caracol". Se trata de un dulce navideño que se come en lugares de Estados Unidos con herencia alemana (tengo entendido que se sigue comiendo hoy en día en Alemania). El nombre le viene porque la masa está enroscada en espiral, lo que le da forma de caracol (como podéis apreciar en las fotos). Cincinnati es una ciudad con una fuerte herencia alemana, por lo que al llegar la Navidad las pastelerías locales se llenan de schneckens y de otras delicias similares. Siguiendo el consejo de mi amigo Derek, fiel lector de este blog y experto en el tema, fui a la pastelería de mi barrio, Graeter´s, y compré uno. Como me habían invitado a un potluck navideño (una fiesta en casa de alguien a la que cada invitado lleva un plato preparado o un postre), pensé que sería una buena ocasión para probarlo. Tengo que deciros que el schnecken fue todo un éxito. A todos nos encantó, y al final de la noche apenas quedaban unas migas en el plato.


El sabor y textura de un schnecken son algo parecidos a los de un donut muy, pero que muy sabroso. Es dulce sin ser empalagoso. El schnecken contiene además pasas y canela (a veces lleva también nueces), lo que le da el toque navideño, y la verdad es que está para chuparse los dedos -literalmente-. La pastelería Graeter´s, que lleva desde 1870 abasteciendo de dulces, bombones, helado y pasteles a Cincinnati, es una de las más conocidas por elaborar este dulce. Es famosa sobre todo por sus helados, y elaboran todo de manera artesanal. Pero hay mucha gente que opina que el mejor schnecken era el de Virginia Bakery, una pastelería legendaria que cerró recientemente, tras casi 100 años de tradición. Al parecer, Virginia Bakery vendió la fórmula secreta de su schnecken a la pastelería Busken, que ahora elabora el que para muchos es el mejor schnecken de Cincinnati. Por supuesto, servidora tenía que probarlo antes de ponerse a escribir sobre ello, así que aquí tenéis el schnecken en cuestión.

El schneken de Busken Bakery, heredero de la fórmula tradicional de Virginia Bakery

Las comparaciones siempre son odiosas, pero lo cierto es que el schnecken de Busken es más consistente y mantecoso que el de Graeter´s, y parece hecho con más cuidado. El sabor y textura son muy similares, aunque tal vez el de Busken sea más dulce y meloso. La pastelería Busken hace todo tipo de bombones y dulces tradicionales con una pinta de lo más tentadora, como podéis ver. ¡Fue difícil salir de allí habiendo comprado sólo una cosa!



Si todavía no se os hace la boca agua, la semana que viene prometo hablaros de Christmas cookies, o sea, de las estupendas galletas navideñas que hacen por aquí. Si consigo arrancarle la receta de mis galletas favoritas a mi querida suegra, os la contaré en el blog sin que nadie se entere.  ¡Hasta el domingo que viene!

 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene una pinta fantástica!!!!

Raquel dijo...

madre mía!! me está entrando hambre!!

besos, R

Derek dijo...

Un mes sin internet en casa y casi perdi la entrada del anyo! Me encanta, Maripaz. Por cierto, Chris y yo yo pasamos el mes de diciembre comiendo un schnecken a la semana. Ahora, el gimnasio!

Maria Paz dijo...

Gracias, Derek, a ti te debo la sugerencia. Me encantó descubrir el schnecken, pero uno a la semana me parece un poco peligroso! !Que tengas un feliz 2011!