26 marzo, 2011

Nuevos descubrimientos

El tradicional cuy o conejillo de indias
Como podéis imaginar, mi curiosidad gastronómica me lleva a probar platos nuevos siempre que salgo de viaje. Soy de las que creen firmemente que comida y cultura van de la mano, y que para conocer bien un país o una región es fundamental saber qué comen sus habitantes. Por eso, y al hilo de la entrada anterior, hoy os contaré un poco más sobre las interesantes viandas que probé en Ecuador durante mi reciente viaje.

Uno de mis lugares favoritos fue el Restaurante El Jardín, en la ciudad de Puyo, donde descubrí un ingrediente nuevo que es originario de la selva ecuatoriana. Se trata del ishpingo, también conocido como ¨canela de la Amazonía¨ porque es un fruto que huele exactamente igual que la canela. En la foto podéis apreciar la cáscara que rodea el fruto, que es lo que se añade al plato para darle aroma y sabor. El pollo al ishpingo, una de las especialidades de este exuberante restaurante situado en medio de espesa vegetación tropical, es un guiso delicado, sabroso, y muy recomendable.

Entrada al hotel restaurante El Jardin, en Puyo

Pollo al ishpingo o canela de la Amazonia
Más cosas ricas que recomiendo, en este caso un dulce: se llama quimbolito, y está elaborado con masa de maíz y pasas, y se prepara envuelto en hojas de achira (una planta pariente del plátano). Se cocina al vapor, y su sabor y textura recuerdan a una madalena, o tal vez al cornbread o pan de maíz típico del Sur de los Estados Unidos. Resulta delicioso. 

El quimbolito, un dulce capricho
Y por supuesto, no podía dejar de probar el plato más típico de la gastronomía ecuatoriana: el famoso cuy o conejillo de indias (lo tenéis en la foto que encabeza esta entrada), que se comía en América desde mucho antes de la llegada de los europeos. El cuy se sirve tradicionalmente asado, y aunque el sabor es muy sabroso, mi queja es que el animalito en cuestión no tiene demasiada carne. Además, debo confesar que impresiona un poco cuando te lo traen enterito a la mesa. Será la falta de costumbre...


4 comentarios:

Derek dijo...

Que envidia! Siempre he dicho que no se puede ir a otro pais sin comer lo que de verdad de come ahi. Es por eso que he probado chapulines (saltamontes)y gusanitos en Oaxaca. No es que los he vuelto a comer, vamos. Me alegro que fuera un viaje tan bueno.

Begoña dijo...

Veo que ya has vuelto de tus viajes. Tenemos que hablar un día de tu familia y su historia! Ese conejillo de indias me ha tocado la fibra sensible, se parece tanto a mi chuchillo... Pobrecillo, jeje.

Maria Paz dijo...

@Derek, tú si que eres valiente, probando chapulines y gusanos! Deberías empezar tu propio blog!

@Begoña, claro que sí, tenemos que charlar un día sobre mis antecedentes riojanos... por cierto, que tu entrada sobre los mac&cheese hizo que me picara la curiosidad y he estado haciendo "trabajo de campo" sobre el tema, en mi próxima entrada te cuento...

Exquisiteando dijo...

Está claro que tu pasión por la gastronomía española te ha inspirado mucho (me alegro que la comida ha llegado hasta EEUU). Puede que te interesa esta nueva experiencía en La Rioja: .bit.ly/DegustacionExclusiva